CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, enero 25, 2009

LA CRISIS ES BELLA

Con las películas ocurre un poco como los libros, si son buenos, en cada relectura o revisión encuentras algo nuevo, o lo enfocas con otra perspectiva. El río nunca es el mismo, decía Heráclito. Pues eso.

Este fin de semana he vuelto a ver por cuarta o quinta vez la deliciosa película de Roberto Begnini, La vida es bella. Pese a que hay decenas de escenas y paradojas que te revuelven los pespuntes del alma, esta vez se me quedó pillada en la retina y en la incomprensión, una en la que Guido ( Roberto Begnini ), pide ayuda a un médico nazi, con el que tiempo atrás tuvo cierta amistad, porque compartían ambos su afición a las adivinanzas.

Ahora, Guido está prisionero en el mismo campo de concentración en que este médico decide quien esta apto para trabajar o quien debe ser aniquilado. En un principio Guido cree que el médico le va salvar la vida por su antigua amistad. Sin embargo, luego comprueba que la actitud del doctor al llevárselo a su servicio de camarero, era sólo para que Guido le ayudara a resolver una adivinanza para la que no encontraba solución.

La paradoja estalla cuando el médico nazi le ruega encarecidamente a Guido que le ayude a dar con la solución, como si en ello le fuera la vida, sin preocuparse en ningún momento de que la vida de Guido, la de su mujer y la de su hijo, tienen los días contados, salvo que alguien con poder como el doctor, les eche una mano.

Salvando las distancias, aquí no hay nazis, menos mal, no he podido menos que pensar en el paralelismo de esta paradoja, con la que ocurre hoy, cuando los empresarios enriquecidos en años de bonanza y pelotazo , e incluso la banca, igualmente hastiada de ganar dinero, tienen el cinismo de pedir ayuda a papá Estado, mientras despiden empleados como si fueran números sin familias. O le piden a los trabajadores que llegan justo a fin de mes, si es que llegan, que se aprieten el cinturón, que la empresa corre peligro....¿ quién comulga con esta desvergüenza ?. Nos tienen secuestrada la moral. Es bochornoso. Quieren que les ayudemos a mantener sus despilfarros, sus absurdos caprichos, aún a costa de que padres de cincuenta y tantos años se queden en la calle. Para ellos, la crisis es bella. Al cristiano se le amenaza con el infierno, al oriental con un mala reencarnación, con un karma eterno, ¿ y a éstos? ¿ con qué asustamos a este ganado ?
- ¡ Su conciencia le hará los honores...! ( me grita un lector )
- ¡ Será su vejez quien le ponga en su sitio...! (me grita otro...)
- ¡ Anda ya...,( me grita un escéptico)
- Su castigo es no poder dejar de ser ellos mismos ( me sopla el genial Begnini ).

Me quedo con la última.

domingo, enero 18, 2009

AHORA USTEDES...

Que digo yo, quemesehaocurrido, que no sería mala idea, que quizás estuviese bien, que por que no probar...en fin, que por una vez, y si sale bien repetimos, podríais rellenar este espacio esta vez con vuestras ideas, vuestras historias, vuestros escritos, vuestras sugerencias...lo que sea.
Aquí os dejo mi blog. Contadme.

jueves, enero 01, 2009

...Y YO MÁS.

Ha arrollado la moda del ...y yo más. Da igual de qué cosa tengas más. Igual da que sean obras de arte, tierras para sembrar, deudas sin pagar, conversación, viviendas sin habitar y para especular, amantes y cuernos por igual, tonterías, músculos, extensiones, zapatos de Pilar Burgos, o eses al hablar. No importa, lo único que te levanta el ...ánimo, que te pone, es que, de lo que sea, tú tengas más.
Señalaba Rafael Azcona que ya no hay catetos con boinas en los pueblos, que hoy llevan ropas de marca con la etiqueta por fuera. Si Valle-Inclán, viviera,¡ qué buenos paisajes humanos hubiera podido esbozar en sus esperpentos!.

- Mira, fulanito, acabo de llegar del Nepal.
- Uy, del Nepal...no hace años que fui yo al Nepal por mi ajuar. Yo ahora tengo reservado un viaje a la luna, para el 2100.
- ¿ Para el 2100, zetanito...?, pero si entonces tendrías 158 años...
- ¿ Y qué? Siempre me envidiastes, hasta en los años de más.

Cuentan que el fundador de los cartujos, San Bruno ( ...con lo que hablaba TorreBruno), perdonen el mal chiste, pues bien, este San Bruno, se aisló del mundo cuando comprobó que la estupidez en que se hallaba inmerso, era irreversible, por lo que decidió apartarse. Entre silencios, austeridad y rezos, esbozó su plan de vida. Si hubiese sabido que su vida fue el punto de partida de una orden, los cartujos, que con el correr de los años, degeneraría en una de las mayores terratenientes.... Ellos que vivían en la pobreza, eran inmensamente ricos, (¡anda que no hay “cartujos” de estos hoy!), gracias a las continuas donaciones de los acaudalados, que querían comprar en vida, el perdón y un cachito de cielo junto a San Pedro. Pero llegó Mendizábal y los desamortizó, les arrebató hasta la última obra de arte.
Hoy otras órdenes menos austeras: la publicidad, el consumismo estúpido y el ansia del yyomás, deciden nuestras prioridades vitales. No importa que nuestros hijos tengan más o menos formación, educación, solidaridad...ni que conozcan o no a Marx o a San Agustín, ¿es un nombre de tortas de polvorón...?.
Hoy lo que prima es tener un BMW, vestir un Adolfo Domínguez y cagarse en unos Calvin Klein.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...